El funcionalismo como escuela psicológica

El funcionalismo es una escuela psicológica, aunque hay quien no la considera una escuela como tal, que surge en los Estados Unidos a finales del siglo XIX y principios del XX, como contraposición a otra de las escuelas psicológicas más famosas como es el estructuralismo.

Para explicarlo de una manera que todos entendamos, mientras que el estructuralismo estudiaba cómo era la mente y trataba de desentrañar la estructura de nuestra mente, el funcionalismo era más práctico, ya que se preocupaba por cómo funcionaba la mente, y por los procesos  mentales que permitían a las personas adaptarse al medio en el que vivían.

El Funcionalismo - escuelas psicológicas

Entre sus teóricos más importantes podemos encontrar a científicos como William James o John Dewey, que son algunos de los padres de esta teoría psicológica, que tuvo mucha relación con el evolucionismo, y que llegó a experimentar con animales para intentar comprender las funciones de la mente humana, ya que creían que nuestra mente no distaba mucho de algunos animales como los primates.

Además de la escuela psicológica, el funcionalismo también dio lugar a una teoría filosófica  que se denominó funcionalismo psicológico, y que entroncaba con la escuela psicológica, ya que para estos filósofos, lo importante de la mente era su función y no su estructura, en clara contraposición con la escuela del estructuralismo.

Para estudiar la mente, los funcionalistas tenían dos métodos fundamentales. Por un lado la introspección, y por otro la observación de la conducta. El primer método fue muy criticado por las otras escuelas psicológicas, ya que creían, con razón, que no era válido al no estar basado en el método científico, que sí usaban otras corrientes de pensamiento para hacer sus estudios sobre la mente humana.

Para finalizar, el funcionalismo surgió como una escuela psicológica que se centraba más en lo práctico, mientras que las otras corrientes de la época estaban más centradas en las teorías sobre la mente humana.

Por el 03-07-2013 Categoria: Escuelas psicológicas

Comparte este artículo...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

0 comentarios