La psicología del testimonio

3
64

Cuando hablamos de psicología criminal, siempre pensamos en la persona que ha cometido el delito, y nunca en las víctimas. Pienso que esto es así debido a las series de televisión, pero esto no es así en la realidad.

Si miramos un programa de la asignatura de Psicología Criminal, como por ejemplo el de la Universidad de Valencia, veremos como hay varios temas dedicados a lo que los profesionales llaman la psicología del testimonio.

Psicológia del testimonio - psicología criminal

¿Qué es la psicología del testimonio? Un psicólogo criminal tiene que saber sacar todo tipo de datos tanto a una víctima como a un testigo, datos que se le escaparían a otra persona que careciese de este tipo de formación, como por ejemplo un policía.

Además de sacar todos los datos posibles, el psicólogo criminal tiene que saber cómo tratar a los testigos, hayan sido víctimas de un delito o no, para que se sientan cómodos y hablen con él, lo que es de suma importancia sobre todo cuando el testigo es un menor, por ejemplo.

Además, no hay que olvidar que un testigo puede mentir, bien de manera intencionada, porque tenga algún tipo de relación con el delincuente o le tenga miedo, o bien de manera involuntaria, ya que la mente a veces juega malas pasadas.

Aquí entra la psicología del testimonio, que tiene que saber separar el grano de la paja, es decir, distinguir qué testigo es válido y cuál no lo es porque no ha visto nada, o porque está mintiendo a las autoridades.

Como ves, el psicólogo criminal no se limita a meterse en la mente del delincuente, sino que tiene que tener otras muchas habilidades, que se adquieren tanto en la Universidad, como en cursos de especialización posteriores, y sobre todo en la práctica diaria en el trato con los delincuentes, con las víctimas y con los testigos de estos sucesos.

 

3 Comentarios

  1. Algunas veces es muy probable ver que los testigos mientan ante una situación donde hay mucha temor a ser “justiciado” por otros. Este es el caso acá en Colombia donde muchos dejan de hablar por las amenazas de otro o simplemente por el terror a que después que se hable lleguen “los niños de la moto”

Dejar respuesta